PERSONALIDAD DEL VINO SEGÚN LA COSECHA.

EMPIEZA EL MOMENTO MÁS ESPERADO DEL AÑO: LA VENDIMIA

Ya se acaba la vendimia en la provincia de Mendoza, el momento más esperado del año para bodegueros, enólogos, agrónomos y todas las personas que forman parte de la industria vitivinícola.

Es sabido que la sanidad de las vides es determinante para obtener vinos de la más alta calidad, sin embargo, ¿qué nos anticipa la cosecha sobre la personalidad de tintos, blancos y espumantes? A continuación, las respuestas a este gran interrogante.

VINO CON PERSONALIDAD O CON CARÁCTER, ¿QUÉ SIGNIFICA?

Al igual que sucede con las personas, la personalidad de un vino tiene que ver con su carácter, con cómo ese ejemplar se presenta en la copa ante los consumidores.

Cuando se habla de un “vino con personalidad” o de un “vino con carácter” se está haciendo referencia al ímpetu del ejemplar en cuestión, a la forma en que este se presenta ante quien lo bebe.

Por lo tanto, un vino con carácter puede gustar más o menos, pero difícilmente pase desapercibido en el marco de una cena, un evento o una degustación. En pocas palabras: son aquellos vinos que siempre quedan en la memoria de quien los bebe.

¿DE QUÉ MANERA SE MANTIENE LA CALIDAD DE UN VINO EN UNA MALA AÑADA?

Lo que se considera una “mala añada” se debe en general a accidentes climáticos como la caída de granizo -que puede arruinar una vendimia-, abundantes lluvias durante la cosecha -que provocan que en la baya se acumule mucha agua-, o con días y noches de excesivo calor -en que los frutos se sobremaduran-.

Durante una añada complicada, en la que los factores climáticos afectaron la sanidad de las vides y la calidad de la cosecha, los agrónomos y enólogos, suelen optar por elaborar sus vinos solo a partir de los lotes seleccionados de la finca que hayan otorgado uvas de calidad y limitar la producción para mantener la consistencia que los consumidores esperan de ese ejemplar.

Gentileza de