BEBIDAS DE VERANO: UN VINO PARA CADA MOMENTO.

Llegan las altas temperaturas, los días se vuelven más largos y las noches más templadas, momentos ideales para acompañar con vinos frescos.
 
 

 

La llegada del verano nos invita a tener siempre un vino en la heladera para disfrutarlo solo, con una picada, con comidas o hasta como parte de un coctel.

Lo más recomendable es que, si hace calor y estamos en el exterior mantengamos la botella en una frapera con agua, hielo y sal gruesa, para preservar la temperatura hasta el final. También es importante servir poco vino en las copas o vasos elegidos para que podamos beberlo sin que se caliente. Siempre es mejor volver a servir vino fresco que tomar vino caliente.

Los rosados son una gran opción debido a su ligereza, aromas a frutas y buena acidez. Funcionan como aperitivo o para preparar algún trago que incluya frutas rojas.

Los vinos dulces elaborados con uvas blancas funcionan muy bien con quesos, comidas agridulces, y pueden ser usados para preparar algún coctel que incluya cítricos, menta y jengibre. Lo más recomendable es buscar vinos dulces que además tengan una buena acidez para que sean refrescantes y más fáciles de beber.

Los tintos también pueden disfrutarse con altas temperaturas, el secreto está en buscar vinos jóvenes con poca o sin madera, buena acidez, aromas a frutas y animarse a servirlos un poco más fríos que de costumbre para disfrutarlos a pesar del calor.

Una gran idea para preparar en casa:

Mojito Mandala Sweet.

- 1 botella de Mandala Sweet.

- Hojas de menta a gusto.

- Mucho hielo.

Gentileza de