EL AUGE DEL CABERNET FRANC.

 

El Cabernet Franc es una variedad originaria de Loira, Francia. Su auge es relativamente reciente en Argentina, donde se adaptó a los viñedos de altura y al clima seco de la provincia de Mendoza.

Fue introducida al país en los años 90’s, en las regiones de Maipú y Lujan de Cuyo para la elaboración de vinos de corte con Malbec y Cabernet Sauvignon, y hoy se consolidó como varietal con casi 1500 hectáreas plantadas en Argentina.

El Cabernet Franc, comparte características genéticas con el Cabernet Sauvignon, variedad a la que junto con el Sauvignon Blanc dio origen, pero en comparación presenta, en general, una estructura un poco más ligera y un ciclo vegetativo más corto y, por ende, una mejor adaptación a los climas fríos.

En sus aromas destacan notas de fruta roja, especias, notas leves de pimiento y un carácter herbal distintivo. Es una uva que tolera muy bien la crianza suave en madera, para equilibrar el medio de boca y redondear un poco sus taninos que son naturalmente suaves.

Estas características hacen que sea el vino ideal para maridar carnes rojas, pastas con salsas intensas y hasta chocolate amargo.

Gentileza de