LAS CLAVES PARA DISFRUTAR DEL MEJOR BRUNCH EN CASA.

 

El hogar se ha vuelto el núcleo de muchas de las actividades que tienen que ver con el esparcimiento y lo social. Los horarios, debido al home working y a la menor cantidad de compromisos OOH (out of home) se vuelven más flexibles. Y qué mejor que disfrutar de un brunch (una combinación de desayuno y almuerzo, breakfast + lunch, que aúna lo mejor de ambos universos). El balcón, una terraza, la barra o simplemente la mesa baja del living, el escenario ideal.

EMPECEMOS POR LAS BEBIDAS.

En el brunch tienen cabida tanto las bebidas habituales del desayuno (café, té, infusions y jugos), como las relacionadas con una comida, es decir, un aperitivo, cerveza, vino, champán o incluso un cóctel. Lo recomendable es servir una bebida caliente, un jugo de fruta natural y una bebida refrescante o cóctel. Una opción ideal es un aperitivo fresco, de baja graduación alcohólica, hipnótico desde su profunda tonalidad aranjada: el Aperol Spritz.

QUÉ COMEMOS.

La clave es preparar cosas sencillas que permitan disfrutar de una buena película, una charla o la lectura, teniendo todo lo necesario al alcance de la mano.

- ¿Qué no puede faltar? Ante todo, el huevo, especialmente en su versión benedictinos, revueltos o a la plancha, acompañados de panceta (su version italiana es el guanciale) o salmón, tostadas, pastelería, panes integrales o especiados, algún dulce o mermelada, quesos y algún fiambre.

- El pan es otro protagonista del brunch:disponer de gran variedad de panes jugará a favor de la ocasión.

- Por último: ¡la fruta! En todas sus versiones:entera, licuada, en compota, con o sin acompañamiento, en ensalada o en versión smoothie. Las mejores siempre son las de temporada. Y si son orgánicas… ¡punto extra!

Y POR ÚLTIMO PERO NO MENOS IMPORTANTE: LA MESA.

Lo mejor es colocar una mesa con todo lo necesario y que cada cual se sirva lo que le más le gusta. Nuestro consejo es evitar las mesas recargadas y apostar por una decoración minimalista, con toques DoItYourself. Copones de cristal en lugar de vasos le quitan el tinte cotidiano, las mejores tazas (aún las del juego heredado, que le dan un toque nostálgico y a su vez moderno a la mesa), flores frescas o vegetación del propio balcón o jardín. Un toque que despierta el apetito es sumar frutas y verduras de temporada en cestas de fibras naturales o bowls de cerámica.

Aperol Spritz – La receta: Hielo - Partes iguales de Aperol y Espumante - Golpe de soda - Rodaja de naranja.

Gentileza de