USO DE LA CHÍA Y SUS APORTES.

La Chía conocida como salvia hispánica, artemisa hispana, chía mexicana, chía negra o simplemente chía, es una semilla rica en vitamina B, fibra, ácidos grasos esenciales (los que no produce el cuerpo y que obtiene de los alimentos), proteínas y antioxidantes.

Esta pequeña semilla contiene:

- Bajo contenido de agua (6 - 7%).

- Suficiente proteína vegetal (18%).

- Fibra (18%).

- Alto aporte de grasas saludables (33%).

- De sus minerales, sabemos que contiene magnesio y potasio, el primero es útil en la contracción y relajación muscular y en la producción de energía, entre otros, y el segundo es importante para el funcionamiento del corazón, los músculos y los nervios

- Esta semilla es una fuente natural de ácidos grasos omega 6 y omega 3, que junto a un estilo de vida saludable, están asociados en la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular.

- Su grasa de origen vegetal no contiene colesterol.

- Sus semillas también son ricas en antioxidantes de tipo flavonoide y para aquellos con intolerancia al glúten, la chía no contiene glúten.

Además, cuando se remoja en agua dá lugar a una sustancia con consistencia gelatinosa debido a la presencia de productos mucilaginosos, una fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol, es un laxante suave y ayuda a tratar la pérdida de peso y la diabetes, ya que además proporciona una sensación de saciedad y retrasa la elevación de la glucosa en sangre. Pero si prefiere no humedecerla en agua, la puede simplemente agregar a alimentos como ensaladas, frutas o yogur, y consumirla directamente.

La chía también puede ayudar a mejorar el sistema inmune, así que a consumir chía como parte de la dieta diaria.

Gentileza de