¿Qué tipo de mamá sos?

Las hay primerizas, sobreprotectoras, exigentes, ansiosas, hiperocupadas, permisivas, autoritarias. Y vos, ¿con qué estilo te identificás?.

Mamá primeriza.

Es su primera experiencia, y por lo tanto le espera un largo camino en el que irá definiendo su propio estilo. Su impericia hará que muchas veces se inquiete por situaciones banalesSucede que al escuchar tantas opiniones diferentes, muchas veces puede dudar entre lo que está bien, lo que está mal y lo que ella considera correcto. Consejo: confiá en vos misma. Está bien que escuches los consejos, pero asumiendo siempre la responsabilidad de tu propio rol.

Mamá sobreprotectora

Siempre se anticipa a las necesidades de su hijo. Casi no le da tiempo a que pida algo, que ya lo está resolviendo. Se fija que no falte nada. Que no sufra, que no se frustre, son sus principales preocupaciones. Consejo: tomá las debidas precauciones de cuidado, pero alentalo para que sea protagonista de su propia vida. Así le brindarás herramientas para defenderse a lo largo de toda su existencia.

Mamá permisiva.

Poco amiga de los límites, pasar un rato con ella suele ser una experiencia bastante intensa. Pareciera ser muy tolerante, pero esa actitud esconde su dificultad para poner límites. Consejo: recordá que tu hijo necesita que lo guíes y le señales lo que está bien y lo que está mal. Aunque se enoje o llore, decirle algunos “no” será el mejor legado que podés dejarle para su vida.

Mamá trabajadora.

Su trabajo le exige pasar muchas horas fuera de casa, y no le queda más remedio que delegar en otra persona el cuidado diario de su hijo y eso puede provocarle cierta culpa, porque siente que no se ocupa de su pequeño “como debería”. El hecho de trabajar afuera no significa que no te ocupes de tu pequeño, así que nada de culpas.

Gentileza de