CÓMO TRANSFORMAR EL CEPILLADO EN UN MOMENTO EN FAMILIA.

Es importante que los niños se cepillen los dientes, por lo menos tres veces al día. Pero obligarlos a hacerlo, no siempre es lo más fácil y efectivo.

Es importante que los niños se cepillen los dientes, por lo menos tres veces al día. Pero obligarlos a hacerlo, no siempre es lo más fácil y efectivo.

Es mejor descubrir alternativas, argumentos que entienda, e intentar que incorporen el hábito de manera lúdica y divertida.

Una excelente solución es el ejemplo. El cepillado, en los primeros años del niño, puede transformarse en un momento en familia. Muéstrele a su hijo cómo se cepilla los dientes, explíquele de qué forma puede ser agradable hacerlo y pídale que haga lo mismo.

Puede inventar un juego en que cada diente se transforma en un personaje y, a partir de allí, crear una historia en capítulos, uno para cada cepillado, para crear un poco de suspenso y despertar la curiosidad del niño.

La elección del cepillo y la crema dental adecuados es importante para que el niño se sienta cómodo a la hora de cepillarse los dientes. La crema dental debe tener la concentración de flúor indicada para niños y debe ponerse la cantidad correcta. Puede ser que al niño no le guste el sabor de la crema y que a partir de entonces rechace cepillarse los dientes.

Lo bueno es que usted encuentre fácilmente una crema que atienda todas las necesidades en términos de salud bucal y, al mismo tiempo, haga que el cepillado sea agradable y divertido. Este es el caso de la línea Colgate Kids, que viene en dos sabores que les encantan a los niños y que contiene la medida exacta de flúor para esa franja etaria. Además, los envases traen juegos que harán que la hora de cepillarse sea mucho más divertida.

Gentileza de