ALERGIAS.

Definimos como alergia, a la reacción exagerada del sistema inmune, nuestras defensas, que se produce ante la exposición a un determinado antígeno (agente extraño), llamado alérgeno.

Los alérgenos no significan un riesgo para la salud, pero el sistema inmune los reconoce como extraños, por eso se considera que la respuesta es exagerada.  

Existen distintos tipos de alérgenos:

- En el aire: polen, polvo ambiental, hongos, pelo de animales, ácaros.

- En los alimentos: leche, huevo, soja, cereales, frutos secos, maní, frutilla, kiwi, pescados y mariscos.

- En los medicamentos: penicilina.

- A las picaduras de insectos.

- A los cosméticos, látex y otros productos industriales.

Afortunadamente la mayoría de las reacciones alérgicas son leves y no ocasionan grandes molestias.

Manifestaciones más frecuentes de la alergia:

- Nariz: rinitis, picazón y secreción de moco acuoso.

- Pulmón: asma.

- Aparato digestivo: diarrea, dolor abdominal, cólicos

- Ojos: enrojecimiento, lagrimeo y picazón.

- Piel: urticaria o eccemas.

¿Cómo prevenirlas?

Está perfectamente establecido el efecto beneficioso de la leche materna como alimento exclusivo hasta los 6 meses, sobre la prevención de la alergia.

La introducción de la alimentación complementaria, es conveniente iniciarlo a partir de los seis meses y preferentemente cuando el bebé aún toma pecho, eso también podría ayudar a prevenir las alergias.

Existen también fórmulas infantiles hipoalergénicas, difieren de las formulas infantiles clásicas, por la hidrolisis parcial de las proteínas, que ayudan disminuir el riesgo de desarrollar alergias.

Gentileza de