Trucos para que los chicos coman pescado.

Es un clásico que no les guste, pero te contamos cómo hacer para esconderlo en las comidas y que lo coman con ganas.

 

A veces en la cocina hay que hacer magia para que los más pequeños se entusiasmen y quieran comer todo lo que les ofrecemos. Pero, por más creativos que seamos, hay comidas que cuestan incorporar más que otras y el pescado es una de ellas.

Esta carne blanca debe sumarse a la alimentación de los chicos a partir de los 8 meses, sin embargo son muy pocos los que aceptan comerla.

Te damos cinco tips para que se lo devoren sin darse cuenta:

1) No elijas pescado de sabores fuertes. La merluza es una buena opción para empezar.

2) Comenzá colocando pequeñas cantidades en las preparaciones. Que no sea el ingrediente fuerte.

3) Mezclalo con alimentos que a los niños les guste mucho comer. Esto es éxito asegurado.

4) Usalo “escondido” en rellenos de tartas o fajitas, wok, budines salados, croquetas, albóndigas.

5) Empanalo con salvado de avena. La milanesa nunca falla y menos si es napolitana.

Cuando vayas viendo resultados, se aconseja ir haciéndolo notar de a poco cada vez más, agregando mayor cantidad, y eligiendo pescados más fuertes en sabor para dejar de esconderlo en las preparaciones.

Los hábitos que no se logran en los primeros años, son más difíciles adquirirlos de grandes. Por lo que a poner en práctica estos consejos para que el pescado salga de la lista de los menos queridos por los chicos.

Gentileza de