CELIAQUÍA ASINTOMÁTICA.

La celiaquía puede clasificarse y agruparse según la sintomatología de cada paciente.

Cabe destacar que, si bien podemos hablar de tipos de celiaquía (según lesión de las vellosidades del intestino),esto no implica que se trate de grados de celiaquía. Los grados de celiaquía o de intolerancia no existen.

La celiaquía puede clasificarse según sus síntomas en celiaquía clásica o también llamada sintomática, la cual hace referencia a la sintomatología gastrointestinal clásica; la celiaquía atípica, la cual se caracteriza por síntomas no digestivos, y la celiaquía asintomática o silente.

La celiaquía asintomática resulta más difícil de diagnosticar. Suele diagnosticarse a raíz de la serología (análisis de sangre) realizada por ser familiar de un paciente celíaco o accidentalmente por sospecha endoscópica de atrofia vellositaria en un estudio realizado por cualquier otro motivo.

La celiaquía asintomática es el tipo de celiaquía de quienes, ante la ingesta de gluten, no evidencian síntomas gastrointestinales clásicos, pero aun así, presentan lesión intestinal que se evidencia al momento de realizar la biopsia de intestino para confirmar el diagnóstico. El único tratamiento para este tipo de celiaquía y las demás clasificaciones, es una dieta libre de gluten estricta y de por vida.

Es importante que aquellas personas con celiaquía asintomática sepan que, si realizan transgresiones en la dieta, seguramente no presenten síntomas gastrointestinales inmediatos y por lo tanto no lo notarán. Por eso mismo resulta fundamental adherir correctamente a la dieta Sin TACC de por vida y llevar a cabo las mismas recomendaciones respecto a la contaminación cruzada que para todos los celíacos diagnosticados. Si por error se consume algún alimento que contenga gluten, no habrá signos que lo evidencien, pero esto implicará que el intestino comience a dañarse nuevamente.

Ante cualquier duda, no dejen de consultar a su médico especialista.

Más información en:

Asociación Celíaca Argentina

www.celiaco.org.ar