LA FIBRA EN LA DIETA SIN GLUTEN

 

ELDG_NOTA02_jul24.jpg (1002 KB)

La fibra es un componente esencial de una dieta saludable, incluso para aquellos que deben llevar una alimentación sin gluten debido al diagnóstico de celiaquía o sensibilidad al gluten no celíaca.

La fibra es la parte no digerible de un alimento vegetal que ayuda a mantener saludable nuestro sistema digestivo; y se puede encontrar naturalmente en la mayoría de los vegetales, frutas, cereales, hortalizas y legumbres.

El gluten está presente en cereales como el trigo, la avena, la cebada y el centeno, así como también, en los productos derivados de estos cereales. Llevar una dieta libre de gluten implica reducir la cantidad de cereales integrales, por lo que se puede ver reducida la ingesta de fibra diaria recomendada. La mayoría de los productos específicos libres de gluten están elaborados a base de cereales como el arroz o el maíz que tienen un bajo contenido de fibra. 

 

La ingesta de fibra recomendada puede contribuir a: 

regular el sistema digestivo,  

prevenir el estreñimiento,  

controlar los niveles de azúcar en la sangre y  

promover la salud del corazón.  

 

Siempre es recomendable consultar con un profesional de nutrición especializado en celiaquía para obtener orientación personalizada sobre cómo mantener una dieta equilibrada y nutritiva. 

 

Algunas fuentes de fibra que son naturalmente libres de gluten y que se pueden incorporar en una dieta saludable son:

● Frutas y vegetales frescos: se aconseja optar por variedades frescas y de temporada para obtener una mayor variedad de nutrientes.

● Legumbres: lentejas y garbanzos son ricos en fibra y proteínas. Se pueden agregar a ensaladas, sopas, guisos o hacer hamburguesas. Conviene optar por marcas de legumbres envasadas o enlatadas que se encuentren certificadas como libres de gluten.

● Frutos secos y semillas: almendras, nueces, semillas de chía, semillas de lino y otras frutas secas son excelentes fuentes de fibra. También debemos escoger marcas de estos productos que estén certificadas como libres de gluten.

● Cereales integrales sin gluten: se pueden reemplazar las harinas tradicionales de arroz, maíz y mandioca por harinas de cereales más integrales, como arroz integral, quinoa, amaranto, trigo sarraceno y mijo. Estos cereales proporcionan mayor cantidad de fibra y otros nutrientes importantes.

● Productos sin gluten fortificados con fibra: optar por productos sin gluten, como panes y cereales, que estén fortificados con fibra.

 

Ante la menor duda, consultar con un profesional especialista de confianza. 

 

Por Asociación Celíaca Argentina
Más información en: Asociación Celíaca Argentina
www.celiaco.org.ar