¿LA ALIMENTACIÓN ES DIFERENTE EN NIÑOS CON Y SIN CELIAQUÍA?

 

ELDG_NOTA01_FEB23.jpg (255 KB)

A partir de la confirmación del diagnóstico, los niños con celiaquía deben llevar una alimentación libre de gluten estricta y de por vida.

Asimismo, según algunos expertos, la dieta libre de gluten puede ocasionar algunas deficiencias de ciertos nutrientes si no se realiza correctamente.

Un estudio publicado en el año 2020, en la revista Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition, en el que se convocaron a 65 niños celíacos y 65 niños sin esta condición, de 10 años de edad, ha demostrado que los niños con celiaquía tienen un aporte energético y de grasas superior a los niños que no la padecen. Sin embargo, no se encontraron diferencias sustanciales para otros nutrientes o en la ingesta de azúcar y fibra.

La diferencia en el aporte energético y de grasas puede deberse a que los productos libres de gluten como panificados, galletitas, elaborados con harinas y premezclas sin TACC, pueden tener composiciones nutricionales diferentes a sus equivalentes que contienen gluten, como por ejemplo mayor contenido de grasa y menos fibra ya que muchas veces, para lograr texturas y sabores similares al gluten, se adicionan otros ingredientes como la materia grasa, sodio y otros aditivos.

Teniendo en cuenta que lograr la ingesta recomendada de macro y micronutrientes para los niños puede ser más difícil cuando se debe llevar una alimentación libre de gluten, se debe revisar cuidadosamente los alimentos que se incorporen y tratar de llevar una alimentación lo más natural y equilibrada posible. Si esto se cumple, el crecimiento y el desarrollo de los niños con celiaquía no se verán afectados.

Siempre consulta a tu pediatra ante la menor duda referente a la alimentación y nutrición de los niños con dicho diagnóstico.

 

Por Asociación Celíaca Argentina
Más información en: Asociación Celíaca Argentina
www.celiaco.org.ar