MITO O REALIDAD: ¿HAY QUE DEJAR LAS HARINAS PARA BAJAR DE PESO?

Es muy común escuchar frases como “tengo que adelgazar rápido, por eso eliminé las harinas” como si fuera lo único que produce exceso de peso y como si, mágicamente, al eliminarlas se acabara el problema de sobrepeso y obesidad.

 

De este mito podemos fundamentar dos aspectos a tener en cuenta:

1. Eliminar por completo las harinas

se vuelve muy difícil en la vida social

, donde casi todo tiene algo de ellas, sobre todo la comida rápida y práctica como un sándwich o una tarta. Esto lleva a que, tarde o temprano, se abandone dicha conducta. De hecho, está comprobado que es la causa más frecuente de abandono de este tipo de dietas. 2. Si no se sostiene de por vida,

los kilos bajados a expensas de haber dejado las harinas, volverán a recuperarse

cuando se incorporen nuevamente.

Es muy importante saber que consumir carbohidratos de buena calidad y en la cantidad adecuada, no es malo para el organismo, sino todo lo contrario:

- Los de mejor calidad son aquellos que tienen alto porcentaje en fibra

tales como avena, harinas integrales, frutas, vegetales, legumbres. Nos aportan carbohidratos lentos que nos dan saciedad a largo plazo.

- Los de bajo porcentaje en fibra como azúcar, harinas blancas, vegetales feculentos sin cáscara, arroz blanco, cereales no integrales, se digieren rápido y pueden producir un aumento de la glucemia, por eso debemos reducir su ingesta.

De esta manera, podemos

lograr una conducta saludable a largo plazo

, menos extremista y más realista, consumiendo habitualmente harinas integrales y otros carbohidratos lentos que son buenos para la salud y comiendo los de digestión rápida ocasionalmente, sin necesidad de eliminarlos por completo.

Por cualquier inquietud en tu dieta, consultá a tu médico.

Laura Romano Lic. En Nutrición MN 5992.

Gentileza de