MOVERSE PARA MEJORAR LA SALUD Y EL HUMOR.

Ya no hay excusas para quedarse quieta. Lo especialistas advierten sobre la importancia de combatir el sedentarismo y mejorar nuestra calidad de vida.

 

La Organización Mundial de Salud (OMS) sostiene que el sedentarismo aumenta la frecuencia cardíaca, el peso corporal, la grasa, y reduce la llegada de oxígeno a los tejidos. Si no nos movemos, también disminuyen los niveles de agua y calcio en el cuerpo. A mediano plazo, el sedentarismo se asocia a problemas como obesidad, diabetes, hipertensión arterial, osteoporosis, diferentes tipos de cáncer o enfermedades cardiovasculares

Pero el riesgo de padecer alguna de estas enfermedades se reduce de manera notable con la práctica cotidiana de ejercicio, que debe realizarse sin sentir fatiga excesiva y con entusiasmo como para disfrutar de distintas actividades. Si empezamos a hacer ejercicio, en poco tiempo veremos que comienza a mejorar nuestra capacidad cardíaca y respiratoria, nuestra resistencia muscular, nuestra fuerza y nuestra flexibilidad.

Si podemos cumplir con algunas de estas rutinas, comenzaremos a experimentar algunos de los beneficios que aporta el ejercicio:

- Produce cambios orgánicos y psicológicos que ayudan a controlar el peso.

- Tiene efectos positivos sobre el sistema cardiopulmonar y favorece una mejor entrega, distribución y utilización del oxígeno en el cuerpo.

- Mejora la presión arterial.

- Mejora la respuesta de las células a la insulina en pacientes con síndrome metabólico o diabetes.

- Estimula el sistema inmunológico y refuerza las defensas.

- Previene la osteoporosis y mejora las articulaciones.

- Reduce el estrés y la ansiedad.

- Mejora la fuerza y la resistencia muscular.

Es importante recordar que los mayores beneficios se logran cuando somos moderados. Por eso, siempre hay que escuchar las señales de alarma que envía el cuerpo: si hay fatiga excesiva o taquicardia, es tiempo de parar.

Gentileza de