CINCO PASOS PARA LOGRAR TU CAFÉ DE ESPECIALIDAD EN CASA.

Preparar un buen café puede convertirse en un ritual y tan sólo requiere unos minutos de atención, que harán una gran diferencia para conseguir una buena taza.

ELEGIR BIEN EL MÉTODO.

Si bien existen muchos, las variables que los diferencian son bastantes simples. Se trata de cómo vamos a extraer del café todos sus componentes. Podemos filtrar nuestro café por Goteo donde el agua pasa de a poco por el café molido sostenido en un filtro, como sucede con el Chemex o la V60. Hacerlo por Inmersión donde colocamos el café molido en un recipiente con agua caliente durante un tiempo, como en la Prensa Francesa o un Clever. O por presión, como en la típica máquina espresso o la Moka Pot.

PRESTAR ATENCIÓN A LA MOLIENDA.

¿Granos enteros o molidos? Tener en cuenta la textura del café nos va a permitir conseguir el sabor ideal en nuestra taza. Si el café ya está molido, lo aconsejable es elegir una molienda media estándar adaptable a la mayoría de los métodos, o decidir comprarlo con una molienda específica.

CHEQUEAR LA TEMPERATURA DEL AGUA Y EL TIEMPO DE EXTRACCIÓN.

Si el agua está embotellada o filtrada, el sabor del café será mejor, pero la temperatura también es fundamental, ya que determina la capacidad de disolución del café. Lo ideal sería que el agua esté entre los 90 y 95 grados. En caso de no contar con un termómetro, tan solo un hervor y 30 seg de reposo, nos dará la temperatura adecuada. En cuanto al tiempo de contacto del café con el agua, mientras más tiempo lo dejemos, más cafeína y amargor tendremos. Todas las extracciones varían entre 2 y 4 minutos, no más de eso.

ELEGIR LA CANTIDAD DE CAFÉ.

Una correcta relación de café y agua lo es todo. La proporción exacta para una taza perfecta es de 1/20. Una parte de café por 20 partes de agua o aproximadamente 3 cucharadas de café por medio litro de agua.

EXPERIMENTAR.

Tomar café, probar diferentes variedades, preparar tu propio café, es una aventura. Podemos ampliar nuestra sensorialidad, conocer sabores de diferentes orígenes, intensidades y darles nuestra propia expresión. A medida que hacemos más café, se comienza a comprender cómo hacer la taza perfecta y lo más importante: cómo ajustarla a nuestras preferencias.

Gentileza de