EL MEJOR MOMENTO DEL DÍA.

Los minutos de baño son óptimos para relajar y cuidar de ti misma. Como el tiempo en la ducha es corto, separamos algunos consejos para que puedas disfrutar al máximo cada segundo.

LA PRODUCCIÓN ES TODO.

Con intervenciones simples se puede componer un ambiente perfecto: calentá las toallas, elegí una alfombra para masajear tus pies o una esponja natural y construí un pequeño jardín de invierno en tu baño con tus plantas favoritas.

PERFUME EN EL AIRE.

Disfrutá plenamente de tus aromas favoritos: flores, madera o algunas frutas con perfumes revitalizantes. Pueden ser aromas tan intensos como el incienso o más sutiles como los de los jabones, preferentemente aquellos fabricados con ingredientes naturales y fragancias suaves.

BAILA, BAILA, BAILA.

Puede ser una música relajante como un jazz o un pop que te haga cantar. Elegí un ambiente musical que coincida con vos (y con tu baño).

SIN STRESS.

Masajeá todo tu cuerpo haciendo una exfoliación suave y perfumada con semillas naturales. Aprovechá el masaje para presionar en puntos importantes principalmente en la cara, las manos y los pies, partes del cuerpo que cuando son estimulados alivian la tensión.

Gentileza de