BENEFICIOS DEL BICARBONATO DE SODIO EN TU ROSTRO.

El bicarbonato de sodio es un polvo blanco soluble en agua conocido por su poder alcalinizador y efervescente.

Es precisamente esta propiedad la que ayuda a controlar la grasa de la piel, ya que equilibra los niveles de pH en la dermis, evitando que se produzcan más aceites de lo normal, se tapen los poros y surjan impurezas.

El bicarbonato también tiene un efecto limpiador muy efectivo, ya que funciona como un antiséptico que evita que los brotes o pequeñas heridas se infecten, además ayuda a disminuir la inflamación de la piel.

Otro de sus beneficios es que puede ser utilizado como exfoliante para eliminar las células muertas de la piel. Podés hacer una mascarilla casera, formando una pasta con un pequeña cantidad de polvo y agua tibia, masajear suavemente tu piel y enjuagar. Para evitar que tu piel se reseque, aplica una crema hidratante y repetí este proceso dos veces por semana.

Se recomienda utilizar productos que contengan bicarbonato de sodio en sus ingredientes activos, o hacer mascarillas con una pequeña cantidad, siempre y cuando tu piel sea mixta o grasa.