INCORPORÁ FRUTOS SECOS: OTRA FORMA DE AYUDAR A TU CORAZÓN.

Si buscás sumar beneficios a tu salud –y en especial para tu corazón-, los frutos secos son un alimento clave que no puede faltar en tu dieta.

Varios estudios concuerdan en que, además de ser nutritivos, los frutos secos tienen sustancias protectoras para nuestro organismo. Son ricos en grasas saludables que ayudan a disminuir el nivel de colesterol LDL o “malo” y los lípidos de la sangre. Además, disminuyen la probabilidad de generar Diabetes tipo 2 y Síndrome Metabólico.

- ¿Qué otros nutrientes aportan? Proteínas vegetales, fibras, vitaminas -principalmente la E-, ácido fólico y minerales, así como esteroles vegetales.

- ¿Qué variedades puedo sumar a mi alimentación? Almendras, avellanas, nueces y castañas de cualquier tipo.Las nueces son especialmente recomendadas porque son las que aportan mayores cantidades de OMEGA 3, una sustancia importante para la disminución de colesterol. Además, se probó que traen beneficios para la concentración.

- ¿Cuál es la porción recomendada? Se recomienda incluir de 3 a 7 raciones a la semana, considerando una ración por 20-30 gramos -lo que entra en un puño cerrado-. Comerlos en exceso puede generar aumento de peso ya que son muy calóricos.

CONSEJOS PARA SU CONSUMO:

- Comerlos en su versión natural -sin sal, baños de chocolate y otros agregados-. En estado sólido generan gran saciedad.

- Sumarlos en tus comidas –puede ser en yogurt, ensaladas, pastas, entre otras opciones-. Son muy versátiles sumando proteínas a tus platos.

- Evitar consumirlos en grandes cantidades ya que son difíciles de digerir. Para subsanar esta condición, se los puede “activar” dejándolos en remojo durante 24hs y secándolos en una fuente a horno mínimo durante 10 minutos, aproximadamente.

Ante cualquier duda, consultá con un profesional de la salud.

Dra. Florencia Rolandi, Médica Cardióloga, MN 100.667.

Gentileza de